Os pido que si publicáis las traducciones de este blog en algún otro sitio, por favor, al menos poned los créditos correspondientes, basta con la dirección del blog. No es necesario que aviséis ni nada, sólo con los créditos me conformo. Gracias.

viernes, 15 de junio de 2012

Hitofudegaki no bigaku #14 -- El día del padre

PATiPATi 06.2008 – Hitofudegaki no bigaku #14
El tema de este mes ------ "El día del padre"


Estamos a mediados de abril mientras escribo esto. El tour nacional en el que estábamos en marzo ha terminado de momento, lo único que queda es el final del tour en Tokyo. Ahora mismo, lo espero con tanta impaciencia que no me puedo controlar.

Últimamente, me encanta caminar. Cuando tengo tiempo libre durante el día, salgo de paseo de vez en cuando. A menudo, es mientras hago ○○. Cosas como dar un largo rodeo mientras voy a comprar tabaco o simplemente caminar más lejos mientras voy a devolver DVD’s alquilados. Ya que es difícil sentir la primavera mientras te quedas en casa, salgo tanto como puedo. También para todos los que están leyendo esto, si os quedáis atascados en algo, puede ser bueno salir fuera una vez y sentir la primavera.

Nuestro tema esta vez es "El día del padre". Creo que he hablado antes sobre mi madre en esta columna. Esta vez, es sobre mi padre, de quién no tengo muchas oportunidades de hablar.

A menudo me preguntan en todo tipo de situaciones "¿A quién respetas?". Cuando no está limitado a músicos, a menudo respondo "A mi padre". Eso es cuánto lo respeto y me enorgullezco de mi propio padre. Aunque su pelo se vuelve gris conforme cumple años, para mí, él es una presencia más grande que cualquier otra, una presencia que nunca podré sobrepasar.

Recuerdos con mi padre. A menudo salíamos juntos cuando era un niño. Lo recuerdo llevándome a muchos sitios. De todos ellos, yo era la persona más feliz cuando me llevaba a lugares como ríos o al mar. Hacíamos cosas como pescar y nadar. Hay un río cerca de mi casa familiar. Tal vez, es debido a eso, desde que era joven, mi padre también fue criado mientras nadaba en ese río. Además, era muy bueno nadando. A veces, cuando mis amigos venían a jugar, estaba muy feliz cuando mi padre preguntaba "Hey, ¿queréis que os lleve al río?". Podía presumir ante ellos, porque los amigos que venían con nosotros, definitivamente, decían "¡Tu padre es muy bueno nadando! ¡Me da envidia!". Un. Él era un padre de quien estaba orgulloso.

Entonces, llegué a la escuela media y empecé a volverme rebelde en varios sentidos. Dejé de interactuar con mi padre tanto que podrías decir que fue por completo, y dejamos de hablarnos también. Llegó hasta el punto en el que cuando mi padre llegaba a casa tarde debido a cosas en el trabajo y estaba comiendo la cena a medianoche, yo pasaba incómodo por delante de él al volver de jugar. No es que llegase a odiarlo pero, por alguna razón, una vez que lo había evitado, no podíamos hablar naturalmente como hacíamos antes.

Cuando hacía algo malo, sin duda era trabajo de mi madre el ser llamada por mi colegio o por la polic●. Pero dependiendo de la gravedad de lo que hiciese, también había veces en que mi padre me reñía cuando yo llegaba a casa. Estaba muy, muy asustado por ello. Sin embargo, siempre era alrededor del grado de "No seas malo ya", nunca me riñeron seriamente. En esa época, fuesen los profesores en el colegio o mis superiores o mi madre, no tenía miedo de ninguno de ellos. Sólo mi padre me asustaba sin importar qué.

No recuerdo que me pegara ni una sola vez. Después de crecer, tuve la oportunidad de preguntar por qué. Aparentemente, cuando mi padre era niño, su padre (ese sería mi abuelo) le golpeaba cada vez que algo pasaba. Teniendo en cuenta la época que era, probablemente, eso era algo común, pero mi padre dijo que lo odiaba tanto que simplemente no podía hacer nada. Así que él decidió que cuando tuviese sus propios hijos, nunca los golpearía sin importar lo que pasara.

Y luego, en un día cercano a la graduación de la escuela media, debido a cierto incidente, nuestro grupo, que siempre había estado junto, se separó. Acabamos convirtiéndonos en lo que se llama enemigos. A raíz de eso, nos convertimos en enemigos del grupo de N-kun, que eran especialmente buenos peleando. Para ser honestos, él era tan fuerte que si nos enfrentábamos uno contra uno, sin duda no había oportunidad de ganar. Esos rumores llegaron a oídos de los profesores y, luego, naturalmente, a los de mis padres. Cuando eso pasó, me llamaron a la habitación de mi padre, algo raro. Mi padre es un hombre de pocas palabras, pero en ese momento, él, seriamente, habló así: "Si N-kun viene cuando estás con tus amigos, aunque tus amigos lo hagan, tu no debes hacer algo como huir, porque, cuando eso pase, nunca te dejaré entrar de nuevo en casa".

Eso es cierto. No importa qué aterrador sea, qué doloroso o cuántas ganas tengas de huir, la gente importante para ti y tu orgullo son lo único que debes defender hasta el final. Este es el momento en el que me enseñaron eso. Desde ese día en adelante, siempre he respetado a mi padre.

Hasta ahora, mi padre aún no ha venido a verme cantar en el escenario. Ni una vez, ni siquiera aunque le digo "El siguiente es un escenario realmente grande, ¡definitivamente me gustaría que vinieras!". Él siempre me evade con un "Tal vez tenga ganas la próxima vez".

Sé la razón para ello. Es porque mi padre sabe que los hijos mejorarán mucho más cuando están corriendo para sobrepasar a sus padres. Además, desde este momento en adelante, probablemente, no vendrá a verlos por el momento.

Una gran parte de "lo que sea" y una pequeña parte de "esperanza" también, "Si ya te has tomado la molestia, haz lo que quieras"
Palabras que me dieron aquéllos cuyas espaldas había sobrepasado antes de que lo supiese [Dear Tokyo]

Para mi padre.

Sé que, de hecho, estás apoyándome más que nadie.